¿Y si le ofrecemos viajar un poco (o mucho) a lo largo de la Historia?


El destino Dinan-Cabo Fréhel también es una verdadera máquina del tiempo que le permitirá vivir una experiencia excepcional. Atención: 1, 2, 3 … ¡Comenzamos!

Primera parada: retorno a la Edad Media. Siga las huellas de Bertrand Du Guesclin, el caballero más célebre del territorio. Tacatán, tacatán… Casi puede oír los cascos de su fiel corcel por el adoquinado de Dinan, villa medieval, cuyas calles le devolverán al tiempo de los castillos-fortaleza. En este lugar fortificado, cuentan que Bertrand Duguesclin combatió y venció a Thomas de Cantorbery, el inglés, en la Plaza Champ Clos.
Su epopeya caballeresca continuará por el famoso castillo de Dinan (s. XIV-XVI), lugar lleno de historias y de aventuras. Una vueltita por el torreón para ver si hay alguien de guardia y si no hay asaltantes a la vista. Y, de paso, ¡vaya vistas!

A continuación, un paseíto por las pintorescas calles de Dinan. De repente, se encontrará en pleno centro histórico de Dinan, con sus magníficas casas de entramado de madera. Sin duda, ¡le apasionará! No olvide descender al puerto por la famosa calle de Jerzual y visitar a nuestro soplador de vidrio, así como a nuestros escultores y pintores antes de dirigirse a tierras lejanas.

Duguesclin

Dinan Centre

Una jornada a caballo después o, perdón, unos veinte kilómetros más allá, encontrará las imponentes ruinas del Castillo de Guildo sobre su promontorio rocoso. Desde aquí se vigilaba antaño el paso vadeando el río Arguenon (puente de Guildo). El paseo continúa por el camino que rodea el castillo. Nada mejor para desentumecer las piernas después del viaje y tomar el aire.

Château du Guildo et la baie de la Fresnaye

Para llegar hasta el Fuerte La Latte, un lugar mágico y mítico, sin duda le entrarán ganas de ensillar su montura.

Pero incluso en coche, merece la pena desviarse: el paisaje es magnífico y ofrece numerosas vistas increíbles por el bosque y a orillas del mar. No dude en detenerse para admirar la Bahía de la Fresnaye, situada entre Saint-Cast-Le Guildo y el fuerte La Latte.

Al llegar a la entrada del fuerte, deje que la magia haga su efecto. ¿Por qué diablos se dice que esta fortaleza es inexpugnable? El puente levadizo responde por sí mismo. El grandioso e imponente fuerte La Latte se encuentra en un lugar imponente, al borde del acantilado.

Sería imposible atacarlo por mar, dado que resultaría demasiado peligroso.

Fort la Latte

Couché de soleil sur le Fort la Latte

¡El viaje en el tiempo continúa! La siguiente parada le permitirá seguir el rastro de nuestros amigos los galorromanos. No necesitará ponerse la toga y las sandalias galas para llegar a la villa galorromana de Quiou, situada a varios cables de distancia de Dinan. Este amplio yacimiento arqueológico de 2,5 hectáreas es el más importante de Bretaña y constituye un imponente testimonio de la época Antigua. Sumérjase en la era de nuestros ancestros, que se relajaban en la zona residencial antes de dirigirse a las termas. ¿Le atrae la idea? A continuación, tome la vía romana en dirección a Corseul, capital galorromana, para hacer una parada en el Templo de Marte. Este lugar de peregrinaje solía atraer a la población de toda Armórica y de más allá. Era una especie de Camino de Santiago de la Antigüedad. Para completar su viaje en el tiempo, descubrirá Coriosolis, el centro de interpretación del patrimonio contemporáneo y pasado, donde descubrirá los vestigios de la antigua capital de los Coriosolitas.

Coriosolis

Temple de Mars

Temple de mars

Villa Gallo Romaine

La última etapa de este periplo espacio-temporal será una zambullida en el Mar de los «Faluns». Se dice que hubo un tiempo en el que Bretaña era una isla y Dinan y sus alrededores se encontraban sumergidos. Descubrirá este mar, ahora desaparecido, convirtiéndose en paleontólogo por un día. No dude en abrir las puertas de la Casa de los «Faluns», en la que podrá observar el aspecto faunístico y geológico de este periodo de hace 15 millones de años. Si le pica la curiosidad, vístase adecuadamente, prepare varios accesorios (lupa, cepillo, raspador) y diríjase hacia el observatorio de la Perchais. Aquí podrá excavar, cepillar y buscar fósiles.

Maison des Faluns

Observatoire de la Perchais


En imágenes


¿Quieres más?

Nuestra selección de ofertas le permitirá disfrutar totalmente de su estancia.

Dinan, medieval, con su puerto y su río Rance, sorprende por su autenticidad. Puede disfrutarse «en su jugo». Dinan, mucho más que una ciudad medieval… {...}

Une sélection de visites thématiques riche et variée à découvrir.