El Rance es un río sinuoso para luego convertirse en un tranquilo canal, un río fluvial y un río marítimo.

Descubrir el destino de Dinan-Cabo Fréhel pasa por ir a la playa, caminar por senderos pedestres, aprender la Historia de sus ciudades, pero también por caminar sin prisa y sin rumbo a lo largo de este río que esculpe día a día el Valle del Rance.

También podrá pasear a pie, en bici por el camino de sirga o en barco por el Rance, donde podrá dejarse atrapar por la naturaleza que le rodea. Una fauna y una flora bien conservadas le acompañarán en su camino.

Deténgase un instante, cierre los ojos y escuche. ¿Oye el chapoteo de la gallineta común a dos pasos de usted? ¿Oye el vuelo de la garza que se acerca? ¿Oye el golpeteo del agua contra la orilla? ¡Disfrute de este momento más allá del tiempo!

Suba por el río canalizado con sus múltiples esclusas. En la esclusa n° 45 de Boutron, situada en Calorguen, la artista Laëtitia Lavieville presenta sus esculturas de tamaño natural, observe también la esclusa n°46 de Pont-Perrin, situada en Saint-Carné, y n°47 de Léhon, con la abadía como fondo. La magia está presente en todas ellas. Léhon, Pueblecito de Carácter de encanto bucólico, le encantará por su majestuosa abadía y sus jardines, las ruinas de su castillo feudal y su pequeño burgo.

Ecluse de Boutron - Calorguen

Ecluse de Pont-Perrin - Saint Carné

Abbaye Saint Magloire - Léhon

Les ruines du Château - Léhon

Continúe hacia la Costa Esmeralda pasando por el Puerto de Dinan. Allí descubrirá un Rance que ha marcado la historia de la localidad. Su rico pasado comercial gira en torno al río, gracias al cual existían relaciones comerciales entre Saint-Malo y Dinan. Para saber más sobre la historia del Rance, su fauna, su flora y sus mareas, acuda a La Casa del Rance. Con sus maquetas interactivas, sus cortometrajes, sus cajas de olores y sus juegos auditivos, esta Casa de la Naturaleza despertará todos sus sentidos. Y si quiere vivir más aventuras, le propone también salidas a la naturaleza para pequeños y grandes.

Port de Dinan

Maison de la Rance - Port de Dinan - Lanvallay

A varios kilómetros del puerto de Dinan, puede hacer una pausa en la Llanura de Taden, un lugar tranquilo para realizar un picnic y admirar la fauna y la flora locales. Si continúa por el camino de sirga, llegará al Puerto de Lyvet, donde la esclusa de Châtelier marca la frontera entre el Rance fluvial y el marítimo, sometido al vaivén de las mareas. En Vicomté-sur-Rance descubrirá el funcionamiento de un molino de marea, el Molino de Prat, único en el Rance, donde se aprovecha todo el saber de antaño.

También descubrirá aquí un Rance sinuoso que se ensancha cada vez más hasta desembocar en el mar.

Ecluse du Châtelier - La Vicomté Sur Rance

Le Moulin du Prat - La Vicomté sur Rance

Cuidado, abra bien los ojos y quizá pueda descubrir la mascota del lugar. La foca L9, también denominada Joséphine, decidió quedarse a vivir en la Cala de Mordreuc de Pleudihen-sur-Rance, hace ya unos diez años. Haga un alto en el camino para dorarse al sol, como ella, y disfrute de esta pequeña playa. En la cala, mire también a babor el edificio que domina el río Rance: el castillo de Péhou, un edificio privado situado en el municipio de Plouër-sur-Rance; justo delante de usted verá el Puente Saint-Hubert, uno de los 3 puentes que permiten cruzar el río. ¡Un panorama soberbio!

La Cale de Mordreuc - Pleudihen sur Rance

Le Château de Péhou - Plouër sur Rance

Le Pont Saint Hubert - Vallée de la Rance

Justo antes de llegar a la desembocadura del río Rance, deténgase en las pequeñas localidades que han crecido en sus orillas, como Langrolay-sur-Rance o Plouër-sur-Rance, y disfrute de sus increíbles vistas al estuario.

¡Ya ha llegado a la Costa Esmeralda! El Rance desemboca majestuosamente en la Mancha entre Saint-Malo, ciudad corsaria, y Dinard, estación balnearia.

¿Le ha gustado el paseo?

La Cale - Langrolay sur Rance


¿Quieres más?

Nuestra selección de ofertas le permitirá disfrutar totalmente de su estancia.